Tu carrito de compra
El Catecismo Buddhista - Editorial Teosófica Española
Web oficial de la Editorial Teosófica Española. Libros de teosofía, budismo, hinduísmo, espiritualidad, yoga, religión, filosofía.
115
product-template-default,single,single-product,postid-115,theme-elision,woocommerce,woocommerce-page,woocommerce-demo-store,woocommerce-no-js,tinvwl-theme-style,ajax_fade,page_not_loaded,smooth_scroll,,qode-theme-ver-3.8,wpb-js-composer js-comp-ver-6.2.0,vc_responsive

El Catecismo Buddhista

8,00

Henry Steel Olcott, Presidente-Fundador de la Sociedad Teosófica desde 1875 a 1907. Amigo íntimo de Mark Twain y de otros famosos escritores. Dio conferencias y viajó recorriendo miles de kilómetros cada año por tierra y por mar. Fue miembro honorario de muchos clubs famosos y sociedades cultas. Recibió la bendición oficial del Papa Pio IX; fue bendecido por los Altos Sacerdotes Budistas de Ceylan, Burma, Siam y el Japón, por su trabajo por el budismo (tomó a Pancha Sheela como budista en 1880) y fue adoptado en la casta de los Brahmanes por sus notable servicios al hinduismo.

Guardar en 'Favoritos'
Guardar en 'Favoritos'
Categorías: , , Etiqueta:

Durante su carrera profesional de múltiples facetas, el Coronel Olcott había demostrado una gran valentía, una honestidad impecable, y una habilidad considerable para la organización. Era un gran hombre pero sin embargo, manifiestamente, también era un ser humano “normal”. Es decir, no poseía ningún don especial intelectual o psíquico (excepto, tal vez, su casi inexhaustible vitalidad y su poder magnético de curación), ni tampoco era un Iniciado como lo eran H.P. Blavatsky (HPB), Annie Besant y C.W. Leadbeater, entre otros. Sin embargo, el Coronel Olcott fue escogido como uno de los principales actores para la creación y la organización de la Sociedad Teosófica (S.T.), un movimiento que se proponía esparcir el conocimiento esotérico y animar la elevación espiritual de la humanidad. HPB escribió en su álbum de recortes, en julio de 1875: “Órdenes recibidas directamente de la India para establecer una sociedad filosófico-religiosa y escoger un nombre para ello, escoger también a Olcott.” Esto puede parecer extraño, especialmente teniendo en cuenta que personas con más conocimiento oculto y más habilidad que él, aparentemente, fueron atraídas a la ST, incluso desde el principio, y podría haberse pensado que algunas de ellas pudieran haber significado una mejor alternativa para un movimiento como este. Pero el Maestro M. Dijo: “Así que, buscando por todas partes, encontramos en América al hombre para ser un líder -un hombre de gran valor moral, altruista y poseyendo otras buenas cualidades. Está lejos de ser el mejor, pero (como el señor Hume dice del caso de HPB)- era el mejor a nuestra disposición.” P.D. Sender